Blogia
PASABA POR AQUÍ

Falta de agua, ¿El verdadero problema de la agricultura?

Los embalses de la Cuenca Hidrográfica del Segura se encuentran a día de hoy al 67% de capacidad (759 hm3), cuando la media de los últimos 10 años era el 19%. Y a pesar de todo eso, el problema de los agricultores es el mismo ahora que antes, la falta de precio de los productos. A día de hoy raro es que el agricultor reciba una oferta mayor de 0'09€/kg si hablamos de limones por ejemplo. Precio con el que el agricultor no llega ni siquiera a cubrir gastos (productos, escardas, fumigaciones, riegos,....). Con agua o sin ella el problema, lo que está condenando a la desaparición a este modo de vida, es el desmesurado y forzado abaratamiento de la materia prima. Tan solo alguna helada que afecte a algún producto en concreto, como ha pasado este año con las alcachofas, hace que los productos se revaloricen pero esas inclemencias meteorológicas que suponen la subida de precio del producto por la desgracia del vecino no son habituales. No hace mucho, me contaba sorprendido un amigo que un paisano del Camino de Enmedio le había enseñado una factura del año 61 que todavía conservaba, ese año vendió sus naranjas a 41 ptas/kg (0'25€) y de eso hacen ya... ¡50 años!

 

¿Se preocupan realmente PP y PSOE por la agricultura? ¿Defienden a los agricultores?

Desde que el PP presentara cuando gobernaba Aznar el famoso Trasvase del Ebro, se ha erigido como el defensor a ultranza de los agricultores. Todavía más cuando Zapatero derogó dicho trasvase en 2004. El mensaje del “Agua Para Todos” caló y mucho entre aquellos que viven de lo que da la tierra. Todavía se recuerda en Orihuela, la reunión de “Alcaldes por el agua” que se celebró en el Auditorio de la Lonja, y que no fue más que otro evento propagandístico. En realidad el PP no defendía a los agricultores, al contrario, los usaba como excusa para conseguir el agua necesaria para desarrollar sus proyectos urbanísticos cuando el “boom” de la construcción parecía no tener límite. Desde que el construir sin restricciones ni límites se terminó, nadie oye ya el recurrido discurso del agua.

 

Y no crean ustedes que el PSOE tiene otro modelo, ni mucho menos, defienden lo mismo. La pancarta del “Agua para Todos” en las manifestaciones en la vecina ciudad de Murcia también era sostenida por cargos del PSOE. Partido del cual depende la Confederación Hidrográfica del Segura, con sede en Murcia, que pretende a día de hoy aprobar un cambio de uso de agua (de más de medio hm3 anual) proveniente de la depuradora de Torrevieja y perteneciente a la comunidad de regantes Torremiguel, para destinarlo al riego del campo de golf previsto en el PAI del Garbanzuelo, en Orihuela (PAU 9). A mí, por ejemplo se me ocurre que esos 541 millones de litros de agua sigan manteniendo su uso agrícola y se destinen a los agricultores del campo de San Miguel que compran, y repito compran el agua para poder regar que viene del Trasvase del Tajo. Que el agua de los trasvases no es gratis, se paga.

 

Si los grandes partidos defendieran la agricultura, por ejemplo, no presentarían en los nuevos PGOU's de municipios que gobiernan como Almoradí (PP) o Los Montesinos (PSOE), proyectos que suponen la desaparición de la huerta. O la huerta tradicional de la Vega Baja se hubiera protegido, tal y como se anunció hace más de 8 años, mediante un Plan de Acción Territorial tal y como se está tramitando a día de hoy el PAC de la Huerta de Valencia. ¿Es que las “naranjas de Orihuela”, que más de un curioso oriolano se ha encontrado anunciadas paseando por la ciudad belga de Brujas (entre otras), son menos que las afamadas naranjas de Valencia? ¿Es que la Huerta de la Vega Baja tiene menos valor paisajístico? Si acudimos al Decreto de Estrategia Territorial publicado en el Diario Oficial de la Comunitat Valenciana el pasado 19 de enero, tanto la huerta de Valencia como la nuestra se han catalogado como “Paisajes de Relevancia Regional”, entonces ¿por qué el nivel de protección es diferente? ¿por qué se permite en los diferentes PGOU's la destrucción de la Huerta tradicional?

 

La Huerta Tradicional debería ser un valor en alza, que serviría para traer un turismo medioambiental que complemente la oferta cultural y patrimonial que, de mejor o peor manera, ofrece Orihuela. Pero para que sea una realidad, la huerta se tiene que proteger, se tiene que mantener, se tiene que explorar la posibilidad de la creación de una denominación de origen propia que la haga viable,... y sobretodo tiene que volver a ser un medio de vida y no un suplicio y un sumidero por donde los agricultores, de primer o segundo oficio, pierden dinero año tras año.

 

A un exportador le cuesta recoger, transportar al almacén, y preparar el producto para su venta, 0'33€/kg si hablamos de limones, 0'27 €/kg si hablamos de naranjas. Si tomamos como referencia los precios de venta de Mercamadrid, tanto naranjas como limones acostumbran a venderse a 0'80€/kg, y en ocasiones llegan incluso a superar el euro. Esta misma semana en varios supermercados de la Vega Baja, naranjas y limones no bajaban de 1'35€/kg, no quiero ya ni imaginar el precio de esos productos en lugares más alejados.

 

No se puede consentir que todo el mundo gane menos los agricultores, que cientos de intermediarios, de exportadores sometan a una bajada de precios casi continua a los productores. Porque esto nos llevará con total seguridad a la desaparición de un modo de vida. Y nuestros mercados, como ya sucede, se verán inundados de cítricos turcos o argentinos, culpables en gran medida de los ridículos precios que se pagan a día de hoy.

 

Para que la agricultura no desaparezca es necesario un compromiso de aquellos que se encuentran al frente de las administraciones que vaya más allá del sostener pancartas con falsos argumentos.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres